Más feliz que una perdiz

Más feliz que una perdiz

¿Cómo ser feliz? Recetas para la felicidad. Felicidad de las pequeñas cosas. Viaje a la felicidad. El dinero no da la felicidad pero ayuda. Cuánta literatura en torno a un tema tan escurridizo ¿verdad?

Siento mucho decirte que no hay fórmulas mágicas para la felicidad, tienes que preparar tú mismo la fórmula magistral para que funcione. No tengo que decirte que cuanta más información recopiles más fácil te resultará encontrar tu camino, un recorrido que sólo puedes hacer tú. Tener pareja, trabajo, coche, casa, dinero…. todo eso ayuda, pero ¿cuántas personas hay, que teniendo “mucho” de todo, aún no son felices? ¿Y sabes por qué? Porque no han hecho su camino.

Mi camino es bastante simple. Como puedes ver he hecho mis deberes y aquí te traigo lo que a mi me funciona. Un cóctel hecho con humildes ingredientes que siempre tengo a mano en mi despensa: busco el lado positivo de todas las situaciones, procuro transmitir a los demás lo mejor de mí y pierdo la noción del tiempo haciendo las cosas que más me gustan, por ejemplo escribir este post.

Busco el lado positivo ¡SIEMPRE!

Cada instante de nuestra existencia tiene algo que nos beneficia y el mejor ejemplo es la infancia. Durante los primeros 6 años de nuestra vida somos como esponjas, captando todo lo que sucede a nuestro alrededor. La inocencia hace que cuando somos niños disfrutemos con gran alegría las pequeñas cosas, restando importancia a temas negativos. Y es que jugar e investigar nos emocionaba mucho más, porque para resolver problemas ya estaban los “mayores”.

A medida que pasan los años nos vamos haciendo negativos y pesimistas. Esto sucede porque vivimos situaciones que nos hacen sufrir y empezamos a escribir el “libro negro” de experiencias que no queremos que se repitan.

¿Por qué no vivir la riqueza de tener muchas experiencias y ser más positivo al mismo tiempo?

Con el tiempo encontrarás la forma de descubrir destellos positivos a tu alrededor, yo por ejemplo suelo empezar a leer el periódico por las últimas páginas, cuando llego al principio mi mente está lo suficientemente llena de información como para no preocuparme demasiado por las malas noticias que llenan las primeras páginas, la mayoría exageradas al extremo. Cuando me encuentro en la calle con una persona desagradable que empuja, otra que se cuela en la cola del supermercado, o alguien que conduce de manera temeraria, elijo pensar que quizás tienen un familiar muy enfermo en el hospital y es por eso que tienen tanta prisa.

A esto se le llama “empatizar con los demás” y si empiezas a hacerlo de forma consciente llegará un momento en el que te pasará como a mí, que lo tengo automatizado y el pensamiento positivo surge en mi mente sin darme cuenta.

“Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos” (Proverbio chino)

Transmito lo mejor de mí

A veces somos un poco egoístas, y me incluyo, nos quejamos porque no nos salen las cosas como queremos, echamos la culpa a los demás por nuestras frustraciones y somos injustos con nuestros seres más queridos.

Piensa un poco ¿Acaso no has hecho algo así en algún momento de tu vida?

Lo hecho, hecho está, y lo único que puedes hacer es pedir disculpas y tener cuidado para que no vuelva a suceder. Para eso necesitarás un poco de humildad, reconocer que te has equivocado y que conscientemente quieres cambiar.

Por suerte o desgracia vivimos una época en la que los valores han quedado un poco relegados, incluso me atrevería a decir que las nuevas generaciones no han oído hablar de ellos. La era digital ha callado la tradición oral de nuestros ancestros, que enseñaban a sus retoños a defender el honor de la familia por encima de todo.

Me resisto a pensar que la herencia se ha borrado de nuestros genes y prefiero creer que está dormida, esperando a que alguien la despierte. Por qué no empezar leyendo un poco para recordar aquello de la lealtad, honestidad, honradez…  ¡A que tú sí te acuerdas!

Según dice la ciencia disponemos de “neuronas espejo” que nos permiten aprender con tan solo mirar. Lo que hacemos es “copiar”, y es por eso que YouTube tiene tanto éxito, aunque no entiendas el idioma puedes aprender.

¿Por qué no empezar a ser un espejo positivo?

Las buenas vibraciones se propagan a tu alrededor y notarás que te sientes más feliz.

 Pequeños detalles de gran impacto:

  • Sonríe y te sonreirán.
  • Utiliza las palabras “por favor” y “gracias“. Reservadas para situaciones formales pero haz la prueba con tus allegados y te sorprenderás de su reacción positiva.
  • Si “metes la pata” di “lo siento“. Reconoce que no eres perfecto y que te sientes mal por lo que has hecho. La humildad dignifica.
  • Di “te quiero” a aquellos a los que aprecias. A veces damos “por sentado” que el otro lo sabe, y seguro que lo sabe, pero le encantará oirlo de tus labios.

Expresa alegría siempre que puedas. Y si crees no te encuentras con ánimos para ir a una fiesta no vayas, es mejor que te quedes en casa con tu mal humor viendo una peli o te vas al campo a recoger flores, pero no amargues a los demás, una excusa será suficiente para evitar que seas tachado de “aguafiestas”. Todos queremos ser amigos de las personas alegres ¿sabes por qué?

“Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere” (Elbert Hubbard)

El “estado de fluir” me hace perder la noción del tiempo

Según un estudio de la Universidad de Harvard:

Somos más felices cuando nuestros pensamientos y nuestras acciones coinciden.

Las experiencias más placenteras son las que nos absorben en cuerpo y mente, las que no están contaminadas con preocupaciones o distracciones constantes, es lo que llaman “vivir el presente” o “fluir”.

Fluir es un es un estado de bienestar positivo en el cual estás concentrado hasta el punto de olvidarte de todo lo demás. Todos lo vivimos con nuestros hobbies favoritos pero nadie nos lo había contado así ¿verdad?

No te pierdas los consejos de Elsa Punset en relación al “estado de fluir”. Haz clic en la imagen para ver el vídeo.

Estado de Fluir, Elsa Punset

Yo tengo una lista de actividades que me hacen fluir, y tú ¿tienes la tuya?

Aquí te dejo un ejemplo para que te inspires:

  • Leer. Biografía. Me interesa conocer más sobre la vida de Cleopatra. Ojear varios autores en la biblioteca. Me encanta leer los fines de semana. Móvil off.
  • Viajar. Fiordos Noruegos. Viaje con mi pareja. Consultar viajes organizados y ver precios organizándolo por mi cuenta. Conectar con la naturaleza me hace sentir bien y adoro el mar.
  • Cocina y repostería. En casa para mis amigos. Planificar un menú diferente, explorar nuevas recetas. Acordar una fecha con todos los que asistirán. Comprar los ingredientes y hacer todos los preparativos.
  • Jardinería. El jardín necesita 2 plantas nuevas. Búsqueda en internet. Consultar floristería. Me apetece algo nuevo: ver diseños, colores y combinaciones. Cuidados que requiere: sombra/sol, temperatura, agua …
  • Aprender música. Violín. Necesito clases de solfeo e instrumento. Academías de enseñanza en mi zona. Profesores particulares. Ver precios y disponibilidad. Es un proceso largo de aprendizaje y requiere disciplina y tenacidad ¿estoy realmente segura de aceptar este reto? Podría asistir martes y jueves de 8 a 9.
  • Voluntariado. Ayudar a los demás de forma altruista. Ver organizaciones y cuál me atrae más. Podría colaborar los miércoles de 7 a 9.
  • Amigos de los gatos. Unirme a un grupo en internet. Ir a quedadas para hablar del fascinante mundo felino. Compartir experiencias con gente afín es muy gratificante.

Añadir detalles a cada punto te motivará más porque es como empezar a planificarlo. Puedes ayudarte contestando a las  siguientes preguntas: ¿qué? ¿quién? ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? y ¿por qué?

Tan solo con hacer la lista de cosas que te gustan tu cerebro empezará a disfrutar planeando y te motivarás lo suficiente como para empezar con alguna de las actividades. Mantenerte ocupado te aportará momentos fascinantes en los que podrás fluir y vivir plenamente el presente. Recuerda buscar el lado positivo porque todas las situaciones lo tienen, y si no me crees repasa momentos difíciles en tu pasado, seguro que aprendiste algo que has utilizado en tu presente. Haz felices a los demás, expresa tu alegría y da lo mejor de tí, recibirás felicidad multiplicada.

* * *

Muchas gracias por estar al otro lado de la pantalla y leer un capítulo más de mis reflexiones personales.

Estoy recopilando información entre mis lectores sobre lugares  que merece la pena visitar. Iniciaré en breve una nueva categoría llamada Rincones con Encanto y me gustaría animarte a participar. Necesitaré una fotografía original y una descripción tuya en la que nos cuentes a todos por qué deberíamos perdernos en tu rincón favorito. Es importante que indiques si pertenece a alguna ruta turística para que cada uno pueda organizar el viaje a su manera.

Aquí estaré muy pronto, con una nueva aventura ¡No te la pierdas!

* * *

También te puede interesar:
Paseando entre nubes. Un artículo para motivarte y atreverte más.
El mito de aprender inglés en 3 meses. Would you like to speak English?
El tiempo es oro. Maneras de ser más eficiente. 7 trucos para ahorrar tiempo.

* * *

Formulario de contacto:

Anuncios

Acerca de Little Squirrel

Dinámica y creativa. Necesito hacer mil cosas para sentirme viva. Mis momentos mágicos se encuentran entre las "pequeñas cosas". A veces en la vida hay que luchar e insistir. En otras ocasiones lo mejor es tener paciencia y aceptar. La clave está en saber diferenciar cuándo aplicar cada una y ser flexible para actuar en consecuencia.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Reflexiones Personales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s