Victoria Sponge Cake. Trucos para un pastel perfecto.

Victoria Sponge Cake

Una delicia para el paladar. Te animo a que conviertas tu cocina en un pequeño laboratorio. Primero comprueba que dispones de todos los ingredientes en las cantidades que pide la receta. El segundo paso consiste en mezclarlos en el orden adecuado. Cuando el bizcocho sale del horno tiene que reposar hasta que esté completamente frío. El tiempo que pase entre la decoración y la degustación dependerá que tu fuerza de voluntad. A mi me encanta acompañado con té, reconozco que vivir en Inglaterra tiene mucho que ver en eso, aunque no dudes en combinarlo con lo que más te plazca.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades. (Miguel de Cervantes Saavedra)

Ingredientes

  • 200 grs. Mantequilla sin sal  (a temperatura ambiente para que esté blanda) y un trocito más extra para engrasar el molde
  • 200 grs. Azúcar fino para repostería Caster sugar
  • 4 Huevos medianos  (a temperatura ambiente)
  • 200 grs. Harina con levadura, y un poco más para el molde.
  • 1  pizca  Sal
  • ½ tsp Levadura en polvo (½ tsp =  media cucharadita rasa de té)
  • ½ Limón (ralladura)
  • Mermelada de fresa de buena calidad
  • 180 grs. Nata para montar (opcional)
  • Azúcar glass para endulzar la nata montada o espolvorear sobre el pastel.
  • Si la consistencia es muy espesa necesitarás un poquito de leche, quizás una cucharada o dos.

Incluyo a continuación dos métodos de elaboración, el primero abreviado para aquellos lectores más experimentados que solamente necesitan una guía rápida.

Si eres principiante encontrarás a continuación un detalle completo del proceso para que no te pierdas entre paso y paso. ¡Mucha suerte y ánimo, te saldrá fenomenal!

Guía rápida para reposteros con experiencia

1.- Precalienta el horno a 180º.

2.- En un cuenco bate la mantequilla blanda con el azúcar hasta conseguir una crema esponjosa y pálida.

3.- Añade la ralladura de limón.

4.- Agrega los huevos, uno a uno ligeramente batidos. Con el último añade además una cucharadita de harina (de los 200 gramos pesados), para que la mezcla no se separe.

5.- En otro cuenco tamiza la harina con la sal y la levadura.

6.- Incorpora la mezcla de harina al primer cuenco por tercios.

7.- Comprueba la consistencia de la mezcla devolviendo una cucharada de masa al cuenco, si es demasiado espesa añade una cucharada de leche o alguna más si ves que es necesario.

8.- Coloca la mezcla en el molde desmontable de 23 cm. engrasado y enharinado. También puedes utilizar 2 moldes de 20 cm.

9.- Hornea durante 25-30 minutos a 180º. El tiempo y temperatura es exacto para un horno con ventilador.

10.- Una vez cocido saca el molde del horno y deja reposar 10 minutos. Desmolda y deja enfriar completamente en una rejilla.

11.- Divide el bizcocho en dos partes y extiende la mermelada de fresa.

12.- Si no quieres utilizar nata, puedes espolvorear la superficie con azúcar glass para un acabado más tradicional.

12.- Monta la nata y endulza a tu gusto. Extiende con una espátula por la superficie y laterales del pastel.

13.- Con una cucharita dibuja círculos para conseguir el acabado final.

Et voilà, aquí puedes ver el resultado.

Victoria-Sponge

Método detallado de elaboración para principiantes

Utensilios

Es importante tener todos los utensilios a mano para agilizar el proceso. He añadido algunos links por si alguno no te resulta familiar, aunque no es necesario que compres este modelo específico, en el mercado tienes utensilios más económicos que cumplen con la función perfectamente.

Para pesar los ingredientes necesitas una báscula de cocina. Las cucharas medidoras son muy útiles para medir exactamente la levadura. Se considera una cucharada rasa aquella que no sobrepasa los límites, puedes ayudarte con un cuchillo para retirar el exceso y que quede nivelada

Un rallador para la ralladura de limón. Recuerda comprar un limón ecológico o lávalo bien con agua caliente para quitar la película de cera.

Para hacer la mezcla: dos cuencos, un batidor de varillas, un tamizador de harina o colador, una cuchara de mesa para probar la consistencia. Una espátula de silicona es muy útil para para pasar la masa al molde de forma sencilla y rápida.

Para hornear, un molde desmontable de 23 cm o si lo prefieres 2 moldes desmontables de 20 cm. Guante protector para sacar el molde del horno sin quemarte.

El horno. Cada horno es un mundo. Si conoces el tuyo mejor que mejor porque cada uno tiene sus trucos. No hay reglas escritas y lo único que funciona es probar e ir rectificando tiempos y temperaturas hasta que te sale bien. Yo he utilizado un horno con ventilador y me salió perfecto siguiendo el tiempo y temperatura de la receta. Consulta las instrucciones del tuyo si tienes dudas. Cada vez que horneas algo conviene que anotes en tu cuaderno de recetas los detalles de la cocción, por ejemplo si has tenido que alargar 10 minutos para que terminara de cocerse del todo, así la próxima vez no dudarás.

Una rejilla para enfriar el bizcocho.

Para dividir el bizcocho, un cuchillo de sierra. Cualquier cuchillo puede valer, aunque la sierra del cuchillo de pan facilita el corte. Si utilizas dos moldes no necesitarás cortarlo por la mitad porque colocarás un bizcocho sobre el otro.

Para montar la nata, un cuenco y un batidor de varillas. Yo suelo mantener ambos en el frigorífico hasta el momento de trabajar con la nata porque fría monta mejor.

Para decorar, una espátula recta de acero inoxidable es muy útil para extender la nata sobre la superficie y laterales del pastel. Una cucharita de café para decorar la nata simulando rizos.

Elaboración

1.- Pesa los ingredientes y ten a mano todos los utensilios.

2.- Engrasa con mantequilla el molde que vas a utilizar y a continuación pasa un poco de harina por el fondo y los laterales. Retira el exceso volcando el molde. También puedes forrar un molde no desmontable con papel de hornear.

3.- En un cuenco bate con las varillas la mantequilla con el azúcar fino (caster sugar) hasta conseguir una crema suave y pálida. Añade la ralladura de limón.

4.- Incorpora 1 huevo, previamente batido en un vaso, y mezcla bien. Sigue el mismo proceso para incorporar los otros 3 huevos. Con el último añade además una cucharadita de harina (de los 200 grs pesados). Esto ayudará a que la masa permanezca uniforme y no se separe.

5.- En otro cuenco tamiza la harina (o la pasas por un colador) con objeto de airearla y que quede suelta. Añade la levadura en polvo y la pizca de sal. Mezcla bien con una cuchara.

6.- Precalienta el horno a 180 grados.

7.- Añade la mezcla de harina al primer cuenco de la crema hasta que esté totalmente mezclada. Yo lo hago en tres veces.

8.- Con una cuchara de mesa prueba la consistencia. Coge un poco de mezcla y vuelve a echarla al cuenco. Si está demasiado espesa y no cae por su propio peso conviene añadir un poco de líquido. Yo suelo agregar una cucharada de leche y compruebo de nuevo.

9.- Echa la crema en el molde previamente engrasado y enharinado.

10.- Introduce el molde en el horno cuando se apaga la luz de precalentado. Yo siempre utilizo la alarma para que me avise a los 25 minutos.

11.- Bajo ningún concepto debes abrir el horno, al menos en los 20 primeros minutos porque perderá temperatura y no crecerá bien. Es conveniente que cuando se va acercando el momento de finalizar la cocción le eches un vistazo, y si está muy dorado le puedes poner un trozo de papel de aluminio por encima para que no se queme. Con los hornos nunca se sabe, lo mejor es que pruebes y conozcas cómo funciona el tuyo.

12.- Cuando se cumple el tiempo de cocción, entre 25-30 minutos, puedes abrir el horno y pinchar con una varilla metálica en el medio y hasta el fondo, con cuidado para que no rayes el molde. Si la varilla sale igual que la introdujiste está cocido perfectamente. Si sale un poco de crema pegada, puedes dejarlo otros 5-10 minutos y volver a comprobar. En este caso, si anotas el tiempo en tu cuaderno de recetas, la próxima vez que lo hagas no dudarás y te saldrá perfecto.

13.- Saca el molde del horno protegiendo tus manos con guantes, recuerda que ha estado cociendo a 180 grados. Deja reposar 10 minutos sobre una superficie adecuada. A continuación abre el molde desmontable y coloca el bizcocho sobre una rejilla para que se enfríe.

14.- Si has hecho un solo bizcocho ha llegado el momento de dividirlo en dos mitades con un cuchillo de sierra. Si observas en la foto yo me ayudo poniendo un cuenco boca abajo para tener el bizcocho en alto, y al tiempo que corto voy girando el plato. Puedes ampliar la foto haciendo click sobre ella.

Victoria Sponge in progress

15.- El siguiente paso es aplicar una capa de mermelada de fresa, si has hecho dos bizcochos reparte la mermelada sobre la superficie de uno de ellos.

16.- Coloca la otra parte encima formando un sandwich. Puedes seguir las explicaciones de la foto de  arriba.

17.- Si no quieres ponerle nata, espolvorea con un colador pequeño azúcar glass por encima. Éste es el acabado tradicional de la tarta.

18.- Para montar la nata debe estar muy fría, a ser posible con las varillas y el cuenco también frío, es el método que mejor funciona. Una vez que puedes hacer picos con ella estará lista.

19.- Endulza la nata montada a tu gusto y la distribuyes por la superficie y los laterales del bizcocho, extendiéndola y alisándola con la espátula. Con una cucharilla dibuja círculos para conseguir el acabado final. Parece complicado pero verás que es muy fácil y divertido. Cuando termines verás que has conseguido un resultado muy profesional.

20.- Casi seguro que la tarta no durará mucho porque está buenísima, pero recuerda que debes guardarla en el frigorífico para que la nata se conserve en buen estado y yo recomiendo consumirla en 2-3 días máximo.

* * *

Muchas gracias por seguirme. Esta vez me has pillado con las manos en la masa. A ver si te animas y me cuentas cómo te ha ido.

Aquí estaré la semana próxima con un libro de Sergio Fernández repleto de buenos consejos. No te pierdas la próxima aventura, te atreves a emprender o prefieres seguir aguantando al *** de tu jefe. Cada uno que ponga el calificativo más apropiado, yo he tenido varios jefes y muy diferentes por eso no me gusta generalizar.

* * *

También te puede interesar:
Paseando entre nubes. Un artículo para motivarte y atreverte más.
El mito de aprender inglés en 3 meses Would you like to speak English?
El tiempo es oro. Maneras de ser mas eficiente. 7 trucos para ahorrar tiempo.

* * *

Formulario de contacto:

Anuncios

Acerca de Little Squirrel

Dinámica y creativa. Necesito hacer mil cosas para sentirme viva. Mis momentos mágicos se encuentran entre las "pequeñas cosas". A veces en la vida hay que luchar e insistir. En otras ocasiones lo mejor es tener paciencia y aceptar. La clave está en saber diferenciar cuándo aplicar cada una y ser flexible para actuar en consecuencia.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Ardilla Repostera y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s