El mito de aprender inglés en tres meses

Elmitodeaprenderingles

El aprendizaje de nuevos conocimientos o habilidades varía en cada persona, y es que cada uno tenemos una forma distinta de asimilar las cosas nuevas. Algunos aprenden rápido y otros tardamos más en aprender. ¿Cuál es más inteligente? En mi opinión inteligente es quien recuerda lo aprendido y lo utiliza.

Si no tienes conocimientos de inglés, o cualquier otro idioma, en tres meses lo más que puedes llegar es a “chapurrear”, que según el Diccionario de la Real Academia Española es “Hablar con dificultad un idioma, pronunciándolo mal y usando en él vocablos y giros exóticos”.

Obviamente además de estudiar hay muchos otros factores que influyen en el aprendizaje, pero yo estoy de acuerdo con lo que dice Héctor García “Por muy inteligente que seas, sin esfuerzo y tesón continuado no llegarás muy lejos”. Y es que según los estudios científicos hacen falta 10 años para conseguir la maestría en algo nuevo.

Aún recuerdo cuando me apunté a la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) para aprender inglés, hace ya unos años. Mi primer profesor fue Miguel Ángel Castaño, desafortunadamente una baja por enfermedad hizo que fuese reemplazado por otra persona a los 2 meses. Nunca olvidaré lo que aprendí en el poco tiempo que estuvo con nosotros, por su técnica innovadora. Antes de empezar con las clases nos hizo una introducción, y es así como me gustaría empezar la colección de posts dedicados al inglés, con una introducción sobre tres temas fundamentales:

  1. Conocer cómo funciona el cerebro
  2. Estilos de aprendizaje
  3. Pronunciación

El cerebro

El cerebro es el órgano que más energía consume de nuestro organismo, por eso mucha gente evita pensar, porque cansa. Aprender exige tanta atención y concentración que nos da pereza. Al aprender crecemos y “crecer duele”. ¿Quién no recuerda su infancia? ¿Por qué a veces estábamos tan cansados? Porque es una etapa de constante aprendizaje. Todos caímos muchas veces antes de caminar con seguridad, pero no nos dejamos vencer y la respuesta a cada caída era levantarse de nuevo y seguir practicando. Y es que aprender implica cometer muchos errores al principio, por eso tienes que ser fuerte y recordar que si insistes lo suficiente aprenderás por muy difícil que sea, no hay imposibles si hay voluntad.

El cerebro es un órgano muy flexible que constantemente está adaptándose a los cambios. Al aprender un idioma nuestro cerebro tiene que activar una zona nueva, en la que irá almacenando todos los datos. Esa nueva parte del cerebro es como un niño de dos años que empieza a hablar, al tiempo que repite lo que oye está grabando en su memoria nuevo vocabulario, construcciones de frases y pronunciación. ¿Aprenden los niños a hablar en 3 meses?

No hay milagros en el aprendizaje y lo digo por experiencia propia. Tener mucho interés e investigar por tu cuenta, aparte de asistir a clases es lo que más ayuda a avanzar.

El cerebro necesita tiempo para organizarlo todo y que funcione. Imagina que te compras una casa, antes de empezar a vivir cómodamente te dedicas durante un tiempo a pintar, decorar, amueblar y organizar todas tus cosas.

Por otra parte existen varios estudios científicos que dicen que aprender idiomas es un buen ejercicio para el cerebro. Por ejemplo la revista Muy Interesante resalta 4 efectos saludables de aprender idiomas y National Geographic enfatiza que los idiomas retrasan los efectos de envejecimiento del cerebro y el Alzheimer. Para más información, Tendencias 21 basa su artículo en estudios científicos que revelan los beneficios de aprender una nueva lengua.

Si tienes curiosidad por conocer más sobre el cerebro, aquí te dejo un audio de rtve.es en el que hablan de cómo aprendemos, y además proporcionan un listado de programas sobre “Secretos del Cerebro”.

 “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse” (Winston Churchill)

Sistemas de aprendizaje

Según los expertos nuestro estilo de aprendizaje está basado en la forma en que percibimos a través de los sentidos. Estos sistemas han sido clasificados del siguiente modo:

  1. Sistema de aprendizaje Visual
  2. Sistema de aprendizaje Auditivo
  3. Sistema de aprendizaje Kinestésico o Cenestésico (aprendizaje en movimiento)
  4. Sistema de aprendizaje Táctil
  5. Sistema de aprendizaje Multimodal

La mayoría de las personas pertenecemos al grupo 5 porque aprendemos utilizando más de un sistema, aunque uno de ellos sea  predominante. Las recomendaciones para cada grupo son distintas y aunque estés seguro de cuál es tu estilo te animo a probar otras opciones porque te puedes encontrar con gratas sorpresas. Para no alargar demasiado el contenido del post te invito a ver la web EnglishTown, donde podrás identificar de forma sencilla y clara cuál es tu estilo y cómo puedes aprovechar al máximo tus capacidades para aprender. Para los lectores más avanzados incluyo el link a una web en inglés Vark Learn, que también tiene mucho contenido interesante.

“Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino” (Charles Reade)

Pronunciación

Nunca olvidaré la primera vez que pisé tierras inglesas, lo primero que me vino a la memoria es la insistencia de mi profesor de la EOI “La pronunciación es muy importante, por mucha gramática que sepas si no pronuncias bien no te entenderán”. Con un nivel medio-alto en gramática y una nefasta pronunciación no me quedó más remedio que ponerme a estudiar de nuevo, en esta ocasión hablar y entender eran el objetivo. A veces me pregunto cómo habría evolucionado mi aprendizaje si Miguel Ángel hubiese podido enseñarme durante los tres años que asistí a la EOI.

Según dice Richard Vaughan en su libro Si quieres Puedes para ser bilingüe hacen falta un mínimo de 3.000 horas de inglés. En mi opinión el nivel a conseguir dependerá de para qué necesites el idioma, y si te gusta como a mí, seguirás investigando y aprendiendo siempre.

En mi caso hablar y entender ha sido lo que más me ha costado y hay un par de cosas que me han funcionado muy bien.

  • CANTAR ayuda a “soltar la lengua” (es gracioso pero lo llaman así), y es que tenemos que aprender a emitir sonidos nuevos. Puedes buscar en Youtube tus grupos favoritos y cantar mientras sigues la canción, al principio parece muy difícil pero tu lengua buscará la forma de imitar los sonidos. No te cortes y exagera la pronunciación, porque con el tiempo suavizarás los sonidos y hablarás de forma más natural. Te dejo un ejemplo por si te animas, a mi me encanta Coldplay pero si tienes otras preferencias escribe en Youtube el nombre de tu grupo favorito seguido de la palabra LYRICS para leer la letra de la canción en pantalla.
  • ESCUCHAR mucho inglés para  “acostumbrar el oído” a los nuevos sonidos. Yo al principio me quedaba dormida viendo películas en inglés, mi cerebro apenas entendía, se aburría y desconectaba. No dudes en utilizar los subtítulos en español, y si tienes más nivel utiliza subtítulos en inglés, sin subtítulos obligarás a tu cerebro un poco más. La BBC tiene muy buenos programas de radio, mi favorito es el canal Comedy, donde puedes escuchar monólogos, series y charlas divertidas. El canal de TV de la BBC a través de internet no está disponible fuera de Reino Unido, pero si tienes interés puedes conseguirlo como canal de pago.

Aprender en grupo es motivador y muy gratificante, si vives en Madrid puedes elegir entre las múltiples actividades que ofrece  Babylon. Google te puede ayudar a buscar ofertas en otras ciudades, seguro que hay alguna que te convence.

Si en tu ciudad o pueblo no hay este tipo de encuentros no te preocupes, siempre te quedará internet que está lleno de recursos de todo tipo, por ejemplo:

  1. Los misterios de la pronunciación inglesa The mysteries of English Pronunciation de Bob Wilson, consiste en una colección de archivos mp3 que te puedes descargar y escuchar donde quieras, una obra de teatro amena y muy recomendable.
  2. Oxford University Press ofrece ejercicios online para todos los niveles, averigua cuál es el tuyo y empieza a practicar. También puedes comprar los libros en la tienda Headway y English File.

En mi caso elegí el inglés porque desde pequeña sentí fascinación por la música con letras en inglés. Sea cual sea tu caso, tienes muchos idiomas para elegir, desde los más prácticos y conocidos, a los más exóticos como pueda ser el Swahili que se habla en varios países de África. (Si tienes curiosidad por conocer más sobre la cultura africana, la web de Marina está muy bien para hacerte una idea).

Y para terminar, solamente falta que elijas aquello por lo que te sientas más atraído e intentes saber un poco más.

¿Te gustaría aportar alguna idea?

Muchas gracias por llegar hasta aquí, nos vemos en la próxima aventura.

;D

También te puede interesar:
Paseando entre nubes. Un artículo para motivarte y atreverte más.
¿Le interesa tu web a Google? Un artículo para estar a la última.
Leonardo da Vinci, un genio multidisciplinar. Vida y obra de un maestro misterioso y polémico.

* * *

Formulario de contacto:

Anuncios

Acerca de Little Squirrel

Dinámica y creativa. Necesito hacer mil cosas para sentirme viva. Mis momentos mágicos se encuentran entre las "pequeñas cosas". A veces en la vida hay que luchar e insistir. En otras ocasiones lo mejor es tener paciencia y aceptar. La clave está en saber diferenciar cuándo aplicar cada una y ser flexible para actuar en consecuencia.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en A vueltas con el Inglés y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s