Paseando entre nubes

Paseando entre nubes

Muy pronto será mi cumpleaños, y no cumplo 20 ni 30, sin embargo HOY soy más joven de lo que lo seré el resto de mi vida. Sin duda he pasado por varias etapas, acumulo éxitos y sobre todo fracasos, pero nunca he dejado de actuar. Lo mejor que puedo decir es que al volver la vista atrás me doy cuenta de todo lo que he aprendido, las experiencias que he vivido me han hecho crecer para ser la persona que soy.

Etapas

Soy hija primeriza, mis padres no tenían experiencia con bebés por lo que puedo presumir de haberles dado una buena formación, que después supo aprovechar mi hermanito. Lo fácil hubiera sido venir al mundo con manual de instrucciones y cuando tenemos un problema ir a la página de soluciones ¿qué fácil verdad?

Unos años después y dejando atrás la niñez me dí cuenta de la existencia de las “etapas”, también llamadas “ciclos”. Y es que la vida se empeña en retarnos día a día con nuevos y emocionantes misterios:

  • Unas veces se reduce a elegir entre A, B y C; cuando tú lo que realmente quieres es D, pero mira tú por dónde que no está entre las opciones.
  • También se puede dar el caso en el que tu mundo empiece a tambalearse y no parará hasta que hagas algo, pero no sabes muy bien qué es lo que tienes que hacer.
  • Afortunadamente ahora tenemos a Google, que es un potente botiquín de emergencias y tiene solución para casi todo. Ojalá fuese una varita mágica, porque hay ocasiones en las que la única opción que tenemos es ponernos el chubasquero y soportar el chaparrón.

Me gusta comparar la vida con un juego de mesa, piensa por un momento. Para avanzar tienes que arriesgarte y actuar. Cuando actúas de la forma apropiada pasas a la siguiente casilla o etapa, en la cual serás retado de nuevo. Para cada uno de nosotros el juego es diferente y no se puede hacer trampa, hay que experimentar, sentir la satisfacción de haber acertado o sufrir hasta aceptar que hay cosas que están fuera de nuestro control. Quizás por miedo puede que no hagas nada, sin saberlo te quedarás atrapado en la casilla y tu vida se convertirá en un bucle aburrido e insoportable.

“Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo” (B.B. King)

Éxitos y fracasos

No cabe duda que actuar en la vida siempre implica obtener un resultado. Y es que la satisfacción de llegar a la meta nos aporta tanta energía que desde muy pequeños nos hacemos adictos a ganar. Vemos el fracaso como una humillación en lugar de ver una oportunidad de aprender y crecer. Mi experiencia personal ha sido bastante frustrante, me pasé muchos años sin entender por qué tenía que fracasar tanto para conseguir un pequeño éxito. Basándome en mis propias experiencias he deducido 4 puntos con relación al fracaso y al éxito:

  1. Hay personas afortunadas que tienen facilidad para conseguir lo que se proponen. Cada apuesta que hacen es un acierto en la diana.
  2. Cuanto más actúas más posibilidades tienes de acertar o fracasar.  La actividad conduce a un resultado, la inactividad paraliza.
  3. Conseguir el éxito requiere planificación, autodisciplina y sobre todo insistencia. Aún así todavía hay probabilidades de que no consigas tu objetivo.
  4. Fracasar significa que aún no estás lo suficientemente preparado o también puede ser un aviso para que cambies tu ruta e intentes algo diferente.

Como podrás deducir no me encuentro entre el grupo de los afortunados porque fracaso bastante. Puedo afirmar que planifico, insisto y soy autodisciplinada por naturaleza, y aún así no siempre consigo lo que quiero. Actuar es uno de mis verbos favoritos, creo que es lo único que diferencia a los vivos de los muertos, tomo muchas decisiones y algunas parece que no son las apropiadas. Con los años he aprendido a disfrutar de los éxitos y a analizar los fracasos para aprender de ellos. Y lo más importante, gracias a los fracasos y a no conseguir lo que yo quise, tuve que elegir otros caminos que me han llevado a vivir una vida mucho más interesante de la que yo misma hubiese elegido.

“Pídeles consejos a los viejos y a los jóvenes, pero sigue tu propio sentido común”  (Probervio Árabe)

Vive y actúa

Yo también fui un robot. Durante aproximadamente un año fui víctima de la inactividad. Mirando atrás me doy cuenta de que vivía programada para ir a trabajar, comer, dormir y poco más. Mi cuerpo era dirigido como un autómata por mi mente, de forma casi inconsciente transbordaba de un metro a otro sin error para llegar al trabajo. Todo funcionaba pero yo no era consciente de la vida, ya nada tenía sentido. Era como estar dentro de un laberinto y haber perdido la esperanza de encontrar la salida.

En aquel momento vivía en el encantador barrio de Argüelles de Madrid. Tengo mucho que agradecer a mi médico de cabecera de entonces, la doctora María C., que insistió hasta convencerme de que necesitaba ayuda. Ella había oído hablar de una muy buena profesional, Matilde Sánchez-Guerra, y aunque me costó mucho finalmente decidí ponerme en sus manos. Me faltan las palabras para agradecer a Mati el trabajo que hizo conmigo, simplemente me devolvió a la vida. Con esto no quiero decir que sea rápido ni fácil. Ella te da las pautas a seguir, pero eres tú quien tiene que trabajar y sobre todo estar muy convencido de que quieres salir del pozo en el que te encuentras.

Mi vida dio un giro de 180 grados para mejor.
Ojalá hubiese sabido antes todo lo que sé ahora porque no hubiese perdido tanto tiempo.

La verdad es que los cambios drásticos son muy duros de afrontar. Lo que he aprendido de ellos, es que antes de saltar hay que mirar si hay agua en la piscina. Analizar las opciones es muy recomendable y sobre todo diseñar un Plan B, para recurrir a él en el caso de que todo lo que has previsto vaya fallando por el camino. Una vez que las opciones están claras pide consejo pero toma tu propia decisión y si te equivocas no culpes a los demás. Tienes que ser muy fuerte para enfrentarte al cambio porque, como pasa en los cuentos, tendrás que luchar contra el dragón disfrazado de adversidades. Tu estrella te guiará y si no consigues lo que quieres, como me pasa a mí, quizás consigas algo mejor. El secreto es insistir aunque no te queden fuerzas, imagina que has corrido un maratón y estás llegando a la meta, por 5 metros no puedes dejar de correr.

Si quieres motivarte y atreverte un poco más no puedes perderte estos vídeos.

¿Te atreves a soñar?

(Mi consejo es que escuches tu música favorita de fondo)

* * *

¡Insiste, insiste, INSISTE. Agita la bandera y hazte visible!

¡Tienes que verlo!

* * *

Gracias por llegar hasta aquí, ha sido un auténtico placer compartir estas reflexiones contigo.

¿Quieres pasear entre nubes? ¿Te apetece contarme tu experiencia?

;D

También te puede interesar:
¿Le interesa tu web a Google? Un artículo para estar a la última.
El mito de aprender inglés en 3 meses Would you like to speak English?
Leonardo da Vinci, un genio multidisciplinar. Vida y obra de un maestro misterioso y polémico.

* * *

Formulario de contacto:

Anuncios

Acerca de Little Squirrel

Dinámica y creativa. Necesito hacer mil cosas para sentirme viva. Mis momentos mágicos se encuentran entre las "pequeñas cosas". A veces en la vida hay que luchar e insistir. En otras ocasiones lo mejor es tener paciencia y aceptar. La clave está en saber diferenciar cuándo aplicar cada una y ser flexible para actuar en consecuencia.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Reflexiones Personales y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paseando entre nubes

  1. Pingback: Nos puede quedar una segunda oportunidad para reinventarnos | Jose Luis Del Campo Villares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s